Fantoba, símbolo de la Zaragoza mas golosa

Tras hablaros, hace unos meses, de las delicias que se pueden degustar en las mas famosas pastelerías parisinas ahora os mostraré la que, sin lugar a dudas, es la mas célebre y prestigiosa confitería de Zaragoza. Una ciudad que ama el dulce.

Fantoba fue fundada en 1856 en la calle Don Jaime I de la capital aragonesa consolidándose mas tarde como la pastelería mas aclamada y reconocida de la ciudad. La decoración de la tienda es obra del arquitecto zaragozano Ricardo Magdalena, autor de conocidos edificios de la urbe como la segunda torre de la Basílica del Pilar o el Museo de Bellas Artes y Antigüedad de Zaragoza,  y se mantiene en perfecto estado de conservación.

La confitería elabora distintos tipos de dulces artesanales entre los que se encuentran las míticas frutas de Aragón con envoltorios de colores, las trufas y bombones, los merengues, las tartas, los turrones, los roscones, las golosinas, los guirlaches e incluso la última sensación en el mundo del dulce: el macaron parisino.

En distintas festividades la pastelería ofrece dulces realizados ex-proceso para la fecha como el lanzón de San Jorge, la coca de San Juan o las virutas de San José. Además, el establecimiento cuenta con una bodega con todo tipo de caldos tanto locales como nacionales e internacionales.

Por el histórico establecimiento han pasado personalidades nacionales y además, según me afirmó la simpática dependienta, la casa recibe pedidos de dulces desde Madrid y Barcelona de periodistas, actores y otras celebridades durante fechas señaladas como Navidad.

Imagen

Anuncios

Urban Knitting Zaragoza en el Séptimo Asalto

Como ya os recalque en otras entradas, la iniciativa internacional del Urban Knitting ha cuajado intensamente en Zaragoza.

Lo que nació en septiembre de 2011 para adornar las calles con la única idea de embellecer y recuperar antiguas tradiciones, se ha convertido al final en un fenómeno que traspasa fronteras y que ha gustado, en general, al público zaragozano.

Ahora, con la llegada de una nueva edición del Festival Internacional de Arte Urbano, Asalto, en este caso ya la Séptima, tras su comienzo en 2005 , l@s integrantes del grupo han querido participar en una intervención artística de mayor calado que las anteriores.

La nueva propuesta ha consistido en cubrir la fachada de un edificio de la calle Libertad con un manto de grandes dimensiones formado por cuadrados de ganchillo de intensos colores con medidas de 20×20. El manto se divide en una parte que recuerda la felicidad y la alegría y otra que hace hincapié en el miedo y en los malos momentos.

Resulta muy original los detalles del balcón del edificio, que se encuentra en ruinas, donde se han colocado corazones, maceteros y otras figuras realizadas también en ganchillo.

La iniciativa me parece genial ya que embellece la ciudad y además nos recuerda que hay antiguas tradiciones, como esta, que parecen olvidadas y que ahora resurgen en forma de Urban Knitting.

Biarritz, la elegante Côte Atlantique

Tras unos días en la localidad francesa de Biarritz, os comentaré mis sensaciones y las nuevas tendencias que he podido ver en esta elegante villa de la costa atlántica francesa.

Lo primero que observa uno al pasear por Biarritz es la elegancia que desprenden tanto sus edificios, de estilo burgués con grandes mansardas, como la gente que pasea por sus calles, en general caracterizados por su vestir recatado, digno del chic parisino.

Por otro lado, el espíritu surfero que desprende la villa se nota nada mas acercarse a la playa y sus inmediaciones. Allí se pueden ver grupos de jóvenes con sus tablas enfundados en neopreno buscando la mejor ola del Atlántico.

Biarritz cuenta con playas magníficas, elegantes edificios como el Casino y el Hotel du Palais, ambos junto al mar, e infinidad de tiendas de zapatillas y ropa surfera. Además, la ciudad goza de gran presencia, al igual que París, del dulce mas famoso de Francia, el Macaron. La ciudad también muestra propuestas culturales como conciertos de música clásica y pop/rock y exposiciones, entre ellas la de Georges Ancely en Le Bellevue.

Por otro lado, la ciudad carece de un casco urbano costero homogéneo notándose en exceso algunas construcciones de dudoso gusto erigidas en los últimos años que deslucen el bello paseo marítimo biarrota.

Como conclusión es destacable resaltar los maravillosos atardeceres que se disfrutan sobre buena parte de la costa vasca divisándose al fondo localidades como Hondarribia en España y Hendaye en Francia.